Qué bonito! Esta historia me recuerda un poco a mi infancia, y todavía me arrepiento de no haber estudiado Bellas Artes 🙂
Besos

Me gusta