[…] estas modas, metida al 100%, y este es uno de esos casos. Hace algunos meses mi chico se compró un longboard y empezó a “surfear” las calles de Madrid de casa al trabajo y del trabajo a casa. […]

Me gusta